¿Los Noctámbulos y las Alondras de la Mañana Necesitan Horarios Diferentes? / CBS Blog

El rendimiento cognitivo varía no solo de un día a otro, sino de una hora a otra. El cerebro de algunas personas alcanza su pico por la mañana (“alondras”), mientras que otras son más agudas por la noche (“búhos”). Este rasgo se llama “cronotipo”: las personas con diferentes cronotipos tienen diferentes horas punta del día.

Un nuevo estudio examinó cronotipos en adolescentes y llegó a algunas conclusiones sorprendentes.

Si las personas fueran libres de aprender, trabajar y dormir cuando quisieran, tal vez las alondras no serían diferentes a los búhos. Simplemente elegían hacer sus actividades más exigentes intelectualmente en diferentes momentos. Sin embargo, en realidad hay presiones sociales que reducen la libertad. Los niños en la escuela lo tienen especialmente mal: la escuela siempre comienza temprano en la mañana, con clases programadas a horas específicas. Mala suerte, búhos.

El nuevo estudio, publicado en Scientific Reports, encontró que los niños en edad escolar con cronotipos similares a búhos, como probablemente adivinaría, tienen peores resultados en la escuela en general. Un resultado menos obvio fue que esto no se puede explicar por dormir solo. Es posible que los búhos no se queden despiertos hasta tarde (incluso si quieren), pero aún así están discapacitados por la mañana.

Un resultado aún más interesante se produjo al observar el rendimiento en cada asignatura escolar:

Aquí, un cronotipo posterior indica un pico posterior en el rendimiento cognitivo (es decir, más de un búho). Para las materias científicas, cuanto más búho sea un estudiante, peores serán sus calificaciones. Sin embargo, para las humanidades, el cronotipo no hizo mucha diferencia.

Tal vez este resultado deje esperanza para los búhos más adelante en la vida, cuando tengan al menos algún control sobre sus horarios. Se pueden programar más tareas basadas en números, analíticas y con mucho razonamiento más cerca del tiempo de máximo rendimiento, mientras que se pueden realizar más tareas basadas en idiomas en cualquier momento.

¿Quieres descubrir tu propio cronotipo? Los exámenes cerebrales pueden ayudar. Si ya has estado recopilando datos de rendimiento cerebral, busca patrones en el momento del día en que estás en tu mejor momento. Y también preste atención a cada dominio cognitivo: puede haber diferentes patrones de razonamiento, memoria a corto plazo y capacidad verbal. Usa esta información para cronometrar las tareas para cuando vayas a sobresalir en ellas.

* * *
Lea el documento completo (Zerbini et al., 2017) aquí.
Este post fue escrito por Mike Battista, científico de Cambridge Brain Sciences.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.