El efecto oblicuo depende de la orientación y dirección percibida, en lugar de física

Los observadores pueden discriminar mejor la orientación o dirección cerca de los ejes cardinales que cerca de un eje oblicuo. Investigamos si este conocido efecto oblicuo está determinado por el eje físico o percibido de los estímulos. Usando la ilusión de inclinación simultánea, generamos orientaciones perceptiblemente diferentes para la misma rejilla interior (objetivo) al contrastarla con rejillas exteriores orientadas de manera diferente. Los sujetos compararon la orientación objetivo con un conjunto de orientaciones de referencia. Si la discriminabilidad de orientación se determinara por las orientaciones físicas, las curvas psicométricas para la misma rejilla objetivo serían idénticas. En cambio, todos los sujetos produjeron curvas más pronunciadas al percibir las rejillas del objetivo cerca verticalmente en lugar de más oblicuamente. Este resultado de discriminación de orientación se confirmó mediante el uso del efecto secundario de inclinación generado por la adaptación para manipular la orientación percibida de una orientación física dada. Además, obtuvimos el mismo resultado en la discriminación de dirección mediante el uso de la repulsión de movimiento para alterar la dirección percibida de una dirección física dada. Concluimos que cuando la orientación o dirección percibida difiere de la orientación o dirección física, el efecto oblicuo depende de la orientación o dirección percibida, en lugar de física. Finalmente, como subproducto del estudio, encontramos que, alrededor de la dirección vertical, la repulsión del movimiento es mucho más fuerte cuando la dirección de inducción es más hacia la dirección de prueba en el sentido de las agujas del reloj que cuando es más hacia la izquierda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.